Tan ajetreada por el día como de noche, la ciudad de Turquía que nunca duerme.

La vida nocturna en Estambul, es bastante activa, tanto sus habitantes como los extranjeros, disfrutan de las noches por sus barrios bohemios, cargados de bares,  restaurantes, donde se reúnen con sus amistades o familia.

Todo comienza a partir de la cena, donde puedes comer en cualquier lugar que te apetezca, los más visitados son los restaurantes situados en el puente de Galata, también el barrio de Kumpaki, en ambos el plato estrella suele ser pescado, en general puedes consumir platos más o menos ligeros, pero todos suelen ser bastante abundantes.

Al oscurecer, las calles se llenan de luces y música, los pubs abren sus puertas a quienes quieran disfrutar de este ambiente.

Si hay algo que caracteriza a los bares de Estambul es que la mayoría cuenta con música en vivo y casi todos los días, además de shows típicos de su folclor, como los “derviches” y otros no propiamente Turcos, pero especialmente preparados para extranjeros, como lo son las bailarinas de danza del vientre, las cuales cuentan con un espacio en donde le permiten a las personas participar, enseñándoles pasos y movimientos que la gran parte de las veces sacan más de unas risas.

Dentro las principales zonas a visitar durante esta parte del día, se encuentra el barrio Beyoglu, que antiguamente era un lugar de peligro y prostitución, pero hoy es el centro de la actividad noctámbula, cuenta con muchas tabernas repletas de gente joven, deseosas de probar o beber como de costumbre el Raki, trago tradicional, que se sirve con alguna otra bebida para mezclar y un vaso de agua. Aunque más del 95% de la población es Musulmana, la mayoría no es un activo practicante y beben habitualmente.

Aunque conservando los límites que establece la religión del país, no bebiendo, vendiendo o sirviendo alcohol a menos de 100 metros de donde se encuentre una mezquita. En esta zona, los bares más recomendados son: Ratim bar, donde se puede, bailar, fumar, pedir cualquier tipo de coctel en su terraza.
Otros nombres de tabernas, sugeridas (ubicadas en los puntos principales como la calle Nevizade o las zonas de Tünel y Kadiköy), son: Yesil Ev Beer Garden, este está categorizado a otro nivel, es muy el elegante y su ambiente muy grato. Por otra parte,  Soho Terras, 5 Kat y Leb-i-Derya son ideales para disfrutar de la música en vivo, sus asistentes suelen incluso salir y disfrutar de ella desde la salida, donde no tienen problema en bailar conversando entre su grupo con las maravillosas vistas que les ofrece el Bósforo.
El Bebek Bar, es muy conocido, cuenta con más de 30 años de trayectoria en este rubro y en los 80 se posicionaba como  uno de los tan famosos de la ciudad entera.

Hayal Kahvesi, se distingue entre los demás por poseer un ambiente mágico bajo las estrellas, donde presenta sus espectáculos.

Si lo que quieres es visitar discotecas para bailar sin parar, debes saber cuales son las dos más populares y a su vez más costosas, estas son: Reina y Sortie , en el famoso barrio de Ortaköv. Su ambiente es casi exclusivo, los asistentes se caracterizan por tener buena posición económica, al menos para poder consumir en su interior, ya que el valor de cada trago es muy elevado.

Para disfrutar de la música alternativa y el rock, está el Yeni Melek. Por el contrario, si buscas moverte al ritmo de música latina, una buena opción es la discoteca Roxy.

Debido a la gran afluencia de público, la entrada a cualquiera de estos clubs de Estambul no es 100% segura, para esto es recomendable hacer reservas, si tienes la posibilidad, sino, es probable que todo resulte a la aventura.

Escribe un comentario